Aniceto Gurruchaga Duo. Piloto-aviador

   Oficialmente se llamaba Loreto Aniceto Gurruchaga Duo y nació en el Barrio de Kareaga de esta localidad a las 23:00h del 10 de diciembre de 1896, siendo sus padres D.Ignacio Gurruchaga Letamendia (natural de Gaztelu-Gipuzkoa, pequeña localidad situada a 7 Km. de Tolosa) y Dña. Fidela Duo Gaztañaga ( natural de Barrika-Bizkaia).

Aniceto

   Aniceto era de profesión mecánico y a los 19 años se embarcó en la aventura de volar desplazándose a la Dehesa de Santa Quiteria en Getafe (Madrid) con la ilusión de obtener el “brevet” o título de piloto-aviador en la Escuela de Aviación Civil de Getafe del Ministerio de Fomento, establecida allí en noviembre de 1911 por el Capitán de Caballería D. José González Camó. Escuela Nacional que bajo la dirección de D. Alfredo Kindelán se integró el 4 de mayo de 1917 en el Ministerio de la Guerra, siendo Getafe el campo del Real Aéro Club de España.

   No sabemos como el Sr. Gurruchaga financió su enseñanza en Getafe, pero lo cierto es que compartió clases teóricas y prácticas con miembros de la aristocracia europea, y tras realizar satisfactoriamente las reglamentarias pruebas de “ los cinco ochos” y del “vuelo planeado”, el 25 de abril de 1917 y con 20 años, obtuvo su licencia de piloto-aviador con el nº 129 del RAC de España. El mismo día que obtuvo su “brevet” el Barón Henri von Heintze Welssenrode, piloto alemán que al día siguiente y probando un Bleriot en Santa Quiteria, sufrió en el aire la rotura de un cable de mando del alabeo del ala y capotó quedando colgado de los cables de una línea telefónica, afortunadamente sin consecuencias, con la imagen gráfica que recogen los noticieros de la época.

   Tengamos en cuenta que estamos hablando de los orígenes de la aeronáutica española y aquellas inestables máquinas de volar surcaban los cielos de la Península Ibérica en competencia con los globos-dirigibles, tales como el “Torres Quevedo”, el “España” y el “Astra-Torres”. Siendo muy elevada su siniestralidad.

Aniceto
   Aniceto fue el octavo español que obtuvo su título de piloto-aviador civil en Getafe y su amigo Heintze, el tercer alemán. Siendo así que, en fecha de 20 de octubre de 1918 la lista de pilotos aviadores españoles era de tan solo 151, de los que 35 eran civiles y 116 militares. De estos 35 pilotos civiles tan sólo 6 volaban en octubre de 1918, dedicándose el resto a actividades que nada o poco tenían que ver con la aviación. Así, Benito Loygorri, que voló sobre la playa de  “La Concha” en 1910 y gastó en su formación cerca de veinte mil duros, vende en esa época automóviles en La Habana; Manuel Zubiaga vende autos y motos en Bilbao; Aniceto Gurruchaga es relojero en Basauri, etc.

 

   El Sr. Gurruchaga murió a los 40 años de edad, el 15 de junio de 1937, en la boca del túnel de Basauri a la Peña del FFCC de Santander por el impacto directo de un obús de artillería, era soltero y vivía cerca de donde falleció, en la Calle Basconia nº 12, hoy nº 16.

 

Aniceto Gurruchaga  en 1917 a los mandos de un Bleriot en la Dehesa de Santa Quiteria. Getafe (Madrid)

Aniceto